«La casa azul: el secreto mejor guardado de Ajamil», de Manu Ochoa.

«Me aburro», dice Clementín, día tras día, ante la monotonía que envuelve Ajamil de Cameros, un lugar donde todos se conocen y que vive anclado en los años 50. Un caserón abandonado —de puertas y ventanas pintadas de añil— logra despertar su imaginación. Cuentan los ancianos que La casa azul guarda un misterio, el cual solo podrá ser revelado a los mozos del pueblo cuando estos cumplan los veinticinco. Pero, para Clementín y sus amigos, aún adolescentes, la espera es interminable. Desbordados de curiosidad, buscarán la manera de descubrir el secreto escondido tras esas paredes sin dueño. Una tierna historia de amistad y compañerismo, que nos devolverá a la vida de pueblo de nuestra niñez.